Preguntas personales en las entrevistas de trabajo

No hace falta estar embarazada, ni querer estarlo, para que te discriminen.
Yo me casé joven. Porque quise, me dio la gana, y a mi y a mi pareja nos venía mejor. Pero no quería (ni quiero) tener hijos. Mi condición de casada fue siempre un problema: preguntas personales en las entrevistas “Cuándo vas a tener hijos?” “Cuántos hijos piensas tener?” “Te vas a quedar embarazada?”, etc. Eso cuando eran sutiles, si no recibía contestaciones del tipo “Eres perfecta para el puesto, pero hemos decidido contratar a otra persona porque te vas a quedar embarazada” o “a ti no te hago contrato indefinido por si te quedas embarazada”.
Al final me marché. Sigo sin hijos, porque no los quiero, pero en caso de tenerlos me he ido a un sitio donde me lo pongan más fácil: a Noruega. Trabajo, de hecho, de sustituta de una chica que está en su permiso de maternidad. Un año con la paga completa, y después reducción de horario o la posibilidad de trabajar desde casa si así lo desea. El padre tendrá también que cogerse baja OBLIGATORIAMENTE, para que el peso de la crianza no caiga, como siempre, en las mujeres. Ella lleva poco tiempo en la empresa (algo menos de dos años), pero es que aquí quedarse embarazada no da miedo. Al menos, no miedo en el aspecto laboral.

Site Footer

USASpainEnglish