Estar embarazada no cambiaba mi amor por mi trabajo

Soy maestra. Desde que acabe la carrera he pasado por varios colegios haciendo sustituciones hasta que por fin llegue a uno bastante grande de la capital donde, a pesar de que el contrato no era la jornada completa ya que era un contrato de relevo, permitía que me quedara con la plaza una vez pasados 5 años. Trabajé con ahínco, esforzándome día a día, haciendo mucho más de lo que me pedían, preocupándome por mis alumnos, a pesar de que a veces eran problemáticos y la dirección del colegio no se ponía de nuestra parte…. Al final, después de buscarlo, me quedé embarazada. Al principio todo fueron buenas palabras, gestos de apoyo y preocupación. Yo seguí trabajando como siempre, incluso más, para demostrar que estar embarazada no cambiada mi amor por mi trabajo. Estando de 8 meses con un bombo tremendo, hacia jornadas de más de 12 horas, encadenando las clases, tutorías con padres, cursos que no podría hacer más adelante….. Todo ello para que el centro viera que me implicaba, que me interesaba seguir con ellos, que podían contar conmigo “a pesar” de mi embarazo. Mi niña nació y estando de baja maternal cumplían mis 5 años. Todo el mundo decía que la plaza era mía. Que había trabajado mucho, que le había esforzado…. Pero no, me llamaron en teoría para hablar del permiso de lactancia cuando me comunican que mi contrato no se renueva. Razones? Ninguna. Aquí en cuando te da que pensar….

Site Footer

USASpainEnglish