Era un despido nulo pero no quise volver

A mi me despidieron al reincorporarme de la maternidad. Tuve un embarazo múltiple, mellizos. Enseguida supieron de la existencia de mi embarazo, puesto que fué por invitro, y mi jefa sabía lo mal que lo estaba pasando por lo ttos y un aborto un año antes. Ella  y yo téníamos una buena relación, tanto personal como laboral. Era primeros de julio del 2013.Estuve de baja dos semanas por riesgo de aborto. A finales de julio me reincorporé a mi puesto para no fastidiar las vacaciones a nadie. Al volver de vacaciones enseguida mi jefa empezó a bombardearme con las intenciones que yo tenía cuando acabase mi baja maternal, que si iba a reducir horario… etc, le dije que sí, y que además, posiblemente haría una excedencia de algún tiempo. Me contestó que eso si ella me dejaba (cosa que no és posible porque no se podían negar). Cogió un calendario y empezó a hacer sus cálculos, cuando nacerían, y a contar los días de baja maternal, lactancia que yo haría seguida y vacaciones. Según sus cuentas yo debería de estar en mi puesto a finales de julio del 2014 y así “le cubría el turno de vacaciones de agosto” , le dije que no que haría excedencia por lo menos ese mes. A finales del noviembre del 2013, ya empezaba a no encontrarme bien, me dolia muchísimo la espalda de estar sentada todo el día. Tenía visita con la ginecóloga a primeros de diciembre. Estaba ya de 26 semanas.Pues bien dos días antes, mi queridísima jefa, se acerca a mi mesa y me pregunta de muy malas maneras “¿no pensarás ya coger la baja no? , ven a mi despacho , enseguida” me pegó una bronca alucinante, que como podía coger la baja de repente, que le dejaba el dpto tirado, q las cosas no se hacían así, a grito pelado que el resto de la oficina se quedó alucinando. Al cabo del rato,imagino que recapacitó, se dió cuenta de que se había pasado y me dijo muy dulcemente, “bueno si coges la baja, puesto que vives aquí al lado, vendrás a echar una mano a la chica que se queda en tu puesto o me cogerás el telf. si tengo dudas, verdad?”, pues claro que sí! que yo soy muy responsable en mi trabajo y de eso estoy segura de que no tenían ninguna queja. Durante 2 semanas cada vez que me acercaba a la empresa estaba por lo menos dos horas sentada con la chica que me sustituia explicándole cosas. Hasta que el 24/12/13 en una visita rutinaria al ginecólogo, acabé ingresada por riesgo de parto prematuro. y estuve todo un mes sin moverme de la cama del hospital. me seguían llamando por teléfono y yo les resolvía todas las dudas  y problemas que tenían con mi puesto de trabajo. Nacen mis niños, prematuros, con lo cual los días de ingreso se sumaron a los de mi maternidad. Fué más larga que una normal. Estuve desde enero que nacieorn hasta septiembre sin trabajar, hice maternidad, horas de lactancia y vacaciones seguidas. En julio quedé con mi jefa para hablar de mi reincorporación y mi nuevo horario. Empezaron los problemas, yo reducía el horario 2 horas de la tarde, me decían que mi puesto requeria las 8 horas. Les pedí entrar algunos dias 15 min más tarde (que recuperaría a la salida evidentemente) y me decían que no, q no podía modificar el horario a mi antojo. Todo esto la responsable de RRHH, de muy malos modos y malas maneras. Y que yo no me podía reincorporar cuando quisiera que había otra persona que dependía de mi en mi puesto y que tenía que ser más solidaria. (que quería que cobrara mi sustituta y yo no?). Y mi amada ex jefa, callada sin decir nada, le pregunté no tienes nada que decir? sabes que no teneis motivo para tratarme así, y entonces soltó palabras textuales tal cual “has tenido dos hijos, con lo cual, dormirás poco, mal, vendrás cansada a trabajar, y no rendirás al 100%, y necesito una persona de confianza y tú ya no lo eres”. ahí queda eso.

Viendo como me trataron, me fuí a consultar a un abogado laboralista. Según me dijo no me podían despedir después d ela maternidad, y que si yo había solitado la reducción por escrito, no, sólo había sido de forma verbal. El me redactó una carta en la que se solicitaba la reducción de 2 horas de mi horario habitual, y que la enviara por burofax a la empresa, que en caso de despido así aún estaría más cubierta. Así lo hice, lo envié y no obtuve respuesta , así que me relajé pensando, que había sido una manera de obligarme a no pedir la reducción, que no pasaría nada. En septiembre, me reincorporo a mi puesto en mi horario habitual. Llevaba medida hora sentada en mi mesa con la chica que me sustituia explicándome como dejaba las cosas, y me llama la de RRHH, sale mi jefa del despacho, me llevan a una sala de reuniones, donde esperaba el abogado de la empresa. Me despedían. Su motivo de despido és que “me había tirado 10 meses de ausencia en la empresa, en la que hubo muchos cambios internos de funcionalidad en mi puesto que yo desconocía”. Evidentemente denuncié, y si claro, era un despido nulo, pero no quise volver. Si después de 9 años en una empresa, me despiden y me tratan de esa manera, por haber sido madre, y que además me dijeron claramente que por ese motivo yo ya no era de confianza para trabajar, apaga y vámonos. Y sobre todo no quise volver, porque me habrían hecho la vida imposible, estaría pasándolo mal y llegando a casa hecha un manojo de nervios, y yo tenía dos criaturas de meses a las que cuidar, no era plan. Sí, me indemnizaron, pero ni con 100 millones me hubieran pagado el daño moral, y la gran discriminación de sexo que hicieron conmigo. Y és una empresa podemos decir importante, Laboratorios Byly. No compreis, sus desodorantes, depilatorios, y todos los productos que comercializa la empresa Difusión consumo, S.l., que era donde yo estaba contratada.

Jamás me hubiera imaginado algo así. Pero ya lo pagarán, más tarde o temprano, pero en esta vida ya sabemos que se paga .

Siento el rollo, que he soltado, gracias por escucharme

Site Footer

USASpainEnglish