Denunciar no fue fácil

Cuando te despiden por estar embarazada el mundo se te viene abajo. No hay un momento bueno para que te pongan de patitas en la calle en general, pero cuando estás embarazada definitivamente es un drama mayor. Primero porque como no es legal (un despido estando embarazada no es improcedente, es nulo, que es diferente) no te lo esperas. Segundo porque te pilla en uno de los momentos más vulnerables de tu vida. Estás con las hormonas a tope, pensando en lo que se te viene encima (aunque sea buscado, dar el salto a ser uno más siempre da vértigo), haciendo números … En fin, que es como si te pusieran una zancadilla.

A mí me despidieron cuando estaba de menos de 12 semanas. Me enteré de mi embarazo en urgencias, cuando sólo tenía un día de falta y no contaba con haber dado tan pronto en la diana. Una lumbalgia de caballo ante la que sólo pudieron darme la enhorabuena y recomendarme calor y reposo. Os imagináis que un embarazo que empezaba así de bien no podía ser un buen presagio… efectivamente, mi trabajo suponía pasar de pie bastantes horas e ir de un lado a otro y mi espalda dolorida que no fue a mejor se negaba a aguantar.

Yo no planeé tener un embarazo tan malo. No contaba con estar hecha una mierda con las puñeteras náuseas matutinas (y vespertinas, y de todo) y tampoco que me fuese a dar aquella lumbalgia horrorosa que dio conmigo en el suelo como si me hubiesen dado una pedrada en los riñones. Yo quería, como queremos casi todas, no notar apenas molestias, aguantar en el trabajo hasta un tiempo razonable y seguir en activo el mayor tiempo posible. Pero no fue así.

A mí la perspectiva de tirarme todo mi embarazo en casa no me seducía en absoluto e incluso propuse un cambio de servicio. Si me adaptaban mi puesto o temporalmente me movían a otro lugar, no tenía mayor problema en seguir trabajando. En lugar de eso, me despidieron.

Primero te quedas en shock. Segundo te da por buscar culpables. Y siempre siempre siempre acabas pensando que la culpable eres tú. Que no lo has hecho suficientemente bien, que no has hecho lo que se esperaba. Hasta que piensas fríamente la cosa… y te das cuenta de que tú no has hecho nada malo y que parece que te hayas embarazado por fastidiar cuando no es así. Te has embarazado porque querías tener un hijo.  Y las cosas han venido como han venido.

Yo decidí denunciar. Sobre todo por una cuestión de dignidad. ¿Fue fácil? En absoluto. Tuvieron el cuajo de decir que no sabían que estaba embarazada antes de readmitirme por obligación, sabiendo que lo tenían perdido. Que me habían despedido por mi rendimiento cuando mes y medio antes me habían hecho indefinida y me habían asignado los objetivos del año. Aquellos meses fueron horribles. Estaba embarazada y tenía continuas pesadillas. No me llegué a incorporar porque mi dolencia era real y no estaba en condiciones. Y volver a un sitio donde sabes que no te quieren, estando con ciática, costándome andar y ansiedad por el tema pues no era una opción.

Di a luz y a continuación me volvieron a hacer mobbing: para darme los papeles de mi excedencia pretendían meterme sola en una oficina vacía, sin ningún empleado y eso después de insultar a mi marido. Avisamos a la policía que nos recomendó volver a denunciar. Y eso hicimos. Otra vez a conciliación y otra vez volvimos a ganar.

Ya no volví. Tardó mucho tiempo en pasárseme el mal cuerpo, seguía con las pesadillas y todo aquello me hacía sentir muy vulnerable. Pero no me arrepiento. Yo lo pasé fatal pero sé que mi caso ayudó a las que vinieron detrás en la empresa. Nadie se atrevía a embarazarse hasta que yo lo hice. Una empresa llena de mujeres y todas rondando los treinta.

Denuncié. Porque nadie me puede quitar mi dignidad. Porque no me puedo sentir sucia, incompetente y una persona poco válida por tener una hija. Esto, simplemente, no es una opción. Porque los niños son nuestro futuro y nosotras como madres no somos ningunas delincuentes. Porque tener a mis hijas no me hace menos profesional, menos capaz ni menos de nada. Lo único que hace es volverme más eficiente, nada más.

Site Footer

USASpainEnglish